• Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

Mi Gran Viaje - Irán, la tierra que me vio nacer

September 15, 2015

La última vez que publiqué mi post era antes de marcharme a disfrutar de mi viaje por mi tierra. Prometí escribir desde ahí, pero por falta de tiempo no pude dedicar ni un solo minuto a buscar un momento a solas y escribir.

 

Tras 22 días inolvidables envuelta del amor infinito que me ha ofrecido mi familia cada segundo, vuelvo con las pilas cargadas, llena de ideas, de nuevos proyectos y retos. Podría decirse que mi gran viaje se debe a mi gran familia. En el momento que toqué tierra iraní mi maleta pequeña y yo no nos hemos separado. Tenía por delante una agenda llena de compromisos, visitas, reencuentros, viajes,…

 

 

Cómo no, quiero compartir mi gran viaje con vosotros. Ese viaje que comienza desde el momento que cierro la cremallera de mi maleta y pongo rumbo a mi tierra. 11 horas de viaje en los que no puedo cerrar el ojo y parar de imaginar los momentos de reencuentro.

 

A pesar de la mala prensa que reciben algunos países como el mío, hay que viajar para descubrirlos y tener una visión real sobre la vida. Irán es un país lleno de contrastes, cultura y de personas con una bondad inmensa. Cuando viajas desde los países occidentales donde el egoísmo y la desconfianza abundan a los países como Irán, te das cuenta de lo pobres que podemos llegar a ser de espíritu. En Irán he visto bondad, amabilidad, generosidad y sonrisas inesperadas en cada lugar al que he visitado.

 

Viajé desde el centro desértico al norte verde y húmedo.

 

 

El norte de Irán lo baña el mar caspio, la cuna del esturión y del caviar perla. Para llegar ahí recorremos una carretera centenaria que cruza las montañas de un volcán apagado cubierto de árboles y vegetación. La carretera llena de precipicios y túneles te permite salir de la contaminada ciudad al ambiente más puro y fresco de la montaña.

 

 

 

 

 

 

Lo mejor de esta carretera es que a pesar de lo estrecha que es en los laterales tiene suficiente espacio para pararte con la familia a disfrutar del paisaje, del aire fresco y a hacer miles de fotos. Los iraníes se ponen en marcha temprano sin apenas desayunar para pararse en la carretera y desayunar toda la familia junta en la naturaleza que te ofrece la carretera. Como podéis imaginar, la vida que se hace en la carretera es parte importante del viaje. Si no se disfruta de la carretera no se disfruta el destino ni el viaje.

 

En mi viaje por el centro de Irán he recorrido el desierto para llegar a la ciudad más religiosa de Irán, se llama Qom y es como la ciudad del vaticano en Roma. Es una ciudad donde llama la atención ver ayatolas haciendo vida normal, comprando, conduciendo, paseando con su vestimenta religiosa. Lo que más me gusta de esa ciudad son sus bazares, donde se puede regatear y se debe regatear.

 

Qom como ciudad desértica que es, la temperatura durante las horas de sol es muy alta y ver como personas acostumbradas a ese calor trabajan y viven bajo ese sol me hace sentirme un tanto débil, pero está claro que ellos están acostumbrados. Lo característico de esta ciudad es que a no ser que salgas a la calle andando no notas el calor, ya que vayas a donde vayas los aires acondicionados están al máximo y hacen que necesites una chaqueta fina para los interiores. ¿no es acaso curioso?

 

 

 

 

En este viaje aprendí en arte de mi tierra, de la mano de una profesional que lleva desde sus 6 años tejiendo alfombras. A pesar de lo fácil que es hacer lo nudos tan pequeños, la complicación llega en el tiempo y las horas que debes de dedicar al día. Con lo cual para hacer una alfombra pequeña se puede llegar a tardar un año.

 

 

 

 

Dejando de lado los paisajes y la cultura iraní, lo que sí me llama la atención es la importancia de la moda. Como sabéis al ser país islámico (no árabe), el gobierno obliga a toda mujer mantener una vestimenta especial para cumplir con las leyes islámicas. Algo que obviamente no está nada aceptado, pero las leyes así lo exigen. Toda mujer ha de llevar un pañuelo en la cabeza para cubrir el cabello y un traje que cubra la forma del cuerpo de la mujer. Aún así las mujeres iraníes son más coquetas que todo esto y tienen miles de formas de vestirse y seguir siendo atractivas.

 

Hay un sinfín de formas de cubrirse sin parecer que lo están y eso me encanta. La moda tiene más razón de ser ahí que en cualquier país de occidente y si os habéis fijado las tendencias de la moda actual se están centrando en vestir a la mujer de oriente en vez de vestir a la mujer de occidente.

 

Os dejo a continuación algunas fotos más que os gustarán. 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags